Buscar este blog

17.4.13

Artículo de Ambrose Evans-Pritchard, jefe de información económica internacional de The Daily Telegraph





Artículo de Ambrose Evans-Pritchard, jefe de información económica internacional de “The Daily Telegraph”.
Excorresponsal en los EE.UU. y en Bruselas. Partidario de la Unión Europea.


“Se equivoca gravemente quien crea que la Unión Europea ayudará a aniquilar a los catalanes”.

Los últimos acontecimientos me han dejado en estado de shock, especialmente por la reacción del gobierno de Madrid. Pero de todas maneras creo que las últimas declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, son indignantes. Lo que no entienden ni Madrid ni el ministro es que ellos ya no tienen la sartén por el mango. Decir que “nosotros utilizaremos el derecho de veto acogiéndonos a los tratados de la Unión para bloquear una posible adhesión de Catalunya” es no entender nada. Ellos, simplemente, no pueden hacerlo.
Si España impidiera la adhesión, España misma estaría violando los tratados de la Unión; y la propia España podría ser expulsada. No digo que esto vaya a ocurrir. Pero, en cualquier caso, me sorprende el nivel de incompetencia y la voluntad que demuestra Madrid de llevar todo esto a una confrontación absoluta.
Ignorar que han salido a la calle un millón y medio de personas, con la capacidad volcánica que ello conlleva, me parece una gran estupidez. En conjunto es muy preocupante, porque veo que se está llevando a extremos amenazadores con declaraciones como las de García-Margallo, pero también con las de algunos militares: extremistas, de acuerdo; pero todo esto no deja de ser significativo.
La manera como lo presentan desde Madrid, incluida la carta del rey, que los catalanes persiguen quimeras, que quieren alterar el statu quo, etc., no tiene sentido. Ellos, por otra parte, están creando una especie de 1936. Es muy sorprendente.
Yo creía que 30 años de pertenencia a la Unión Europea habrían modificado lo suficiente la mentalidad de la derecha española. Pero los comentarios de los militares, de García-Margallo y otros, hacen que me pregunte si los militares pueden tener de nuevo algún papel en la democracia española. Espero que no. No hay camino de retorno, pero no deja de ser increíble todo lo que está pasando.
Si el Ministro de Asuntos Exteriores británico hubiera hecho un comentario sobre Escocia como el que García-Margallo hizo sobre Catalunya, el escándalo hubiera sido magnífico. ¿Se lo imaginan? Además, la reacción de exaltación nacionalista en Escocia hubiera sido incontenible. Pero es que, además, no puedes actuar de esta manera en el siglo XXI.
¿Cómo reaccionará la Unión Europea? Bien, en Bruselas creo que intentarán evitar por todos los medios tenerse que pronunciar sobre toda esta cuestión. Pero si al final resulta totalmente inevitable, lo harán. Y si el Estado español piensa que Bruselas se pondrá a su lado para evitar que los catalanes ejerzan el derecho de autodeterminación, estará cometiendo otro error de juicio.
Además, existe una agenda oculta de la Unión, no en la Comisión pero sí en otras partes de la maquinaria, que intenta promover un fortalecimiento del poder de las regiones en oposición a las naciones estado tradicionales, que en la práctica son un freno hacia la construcción de una estructura más federal, de supraestado de la Unión. Insisto: si en la Moncloa piensan que Europa les ayudará a aniquilar a los catalanes, están muy equivocados. Mucho.

10.4.13

Carta de Mossén Ballarín a Bono

Carta de Mossén Ballarín a Bono 

Respetado señor. 

Soy un cura catalán con poca cosa más y con suficiente instinto de 
conservación para ahorrarme los panfletos y sandeces de una campaña 
electoral. 

Así que fué al biés que le oí en televisión despachándose a sus anchas 
temperamentales sin dejar de ser bondadoso. 

Usted repudiaba aquellas apreturas políticas dictatoriales de antaño 
mandadas por el general, pero conservaba la misma idea de él en cuanto a la 
sagrada unidad de España, que ampliándola a la insaciable voracidad 
madrileña, llega a lo grotesco queriendo que el Mediterráneo desagüe en el 
Manzanares. 

Lo dejo porque voy a por más. 

Con la anchura de horizontes que le caracteriza, usted ha dicho una y otra 
vez que se puede ser catalán y español. Tal dilema no le toca a usted, 
español sin ser catalán, pero me toca de lleno a mi que soy catalán y me lo 
ponen muy negro para sentirme español. 

Compréndame. A mis noventa y dos años he vivido cuarenta y seis, la mitad 
justa, con el catalán prohibido en las escuelas. 

Me responderá que ahora no andamos por tales duricias y que más de un 
resquemado añorando otros tiempos se queje de un castellano olvidado en la 
pedagogía. 


Dejémoslo. No voy a apedrearlo con un memorial de agravios, pero desde la 
ignominia del café para todos hasta hoy no recuerdo un solo gesto de 
ustedes 
de comprensión para con los catalanes. 

Me apena ver como nunca comprenderán que el catalán es para mi tan sagrado 
como para ustedes el castellano. Y si para ser español tengo que aceptar el 
mínimo desprecio de mi idioma, me es imposible serlo. 

Es muy difícil, pero espero que nos comprendan, sólo podremos ser españoles 
si nos aceptan alegremente como catalanes. 

Así hemos llegado a este momento. Ustedes nos han cerrado todas las 
puertas, sólo nos queda una, ya me entiende. 

Con todos mis respetos. 

-- 
"un Món Nou (divers, sostenible i pacífic) l'hem de fer possible... 
www.arbrepau.net i per això hem de fer la Transició"... 
http://transitem.blogspot.com

12.3.13

2.3.13

Risto Mejide _Publicista_Largaos

Risto Mejide


Publicista

Largaos

 Domingo, 3 de febrero del 2013

Largaos de una vez. Largaos, sí. Los que trincáis, los que habéis trincado, los que permitisteis que otros trincaran y los que todavía hoy no hacéis nada por que se deje de trincar. Todos. Sobráis, de verdad, dejadnos en paz de una puñetera vez.
Dais asco. Vuestra falta de vergüenza ha llevado la nuestra hasta límites que jamás deberíamos haber conocido. Y ahora os cubrís el culo los unos a los otros, un culo que tenéis tan sucio que hasta las pústulas de vuestra ignominia os han invadido el cerebro, y ya no es posible distinguir vuestras declaraciones rellenas de mierda de la peste que emana de un zurullo común.
Callaos. Callaos de una vez. Dejad de contaminar los medios, las noticias y nuestro estado de ánimo. Dejad de hacer comunicados y ruedas de prensa, disolved todos los chanchullos, deponed vuestros privilegios y salid con la cabeza bien baja y las manos en alto.
Dejad de desanimar a la gente. Dejad de decirnos que todo fue por nuestra culpa. Dejad de tomarnos por gilipollas. Ah, y no os atreváis a volver a decir que sois reflejo de la sociedad en la que vivís. Que si robasteis fue porque os lo pusieron delante. Que sois víctimas de un vacío legal, un entorno corrupto y una dudosa moral. Que sois reflejo de la gente, representantes elegidos por el pueblo. Vosotros no sois pueblo, vosotros sois escoria.
Devolvedlo. Devolvedlo todo. El dinero, las propiedades, los cargos, las dietas, los sobresueldos, las comisiones, la dignidad que os quede y la honorabilidad que algún día se os supuso. Y cuando hayáis acabado, devolved la nacionalidad que se os dio por error. Porque no merecéis formar parte ni de este ni de ningún país. No hagáis ni las maletas, saltad por la borda, como las ratas, salid nadando. Y quien no sepa, que se joda, francamente nos da igual.
Pedid perdón. Disculpaos. Ante todo aquel que votó. Ante todo aquel que piensa seguir votando. Porque ellos han creído en un sistema democrático que vosotros habéis violado, sodomizado y puesto del revés. No, yo no os concedo la presunción de inocencia. Porque cuando uno deja que ciertas cosas ocurran, acaba siendo cómplice aunque solo sea por ignorancia, por desidia u omisión.
Y por último, largaos, sí, pero sin dejar rastro. Ni se os ocurra nombrar sucesores, ni gestores, ni primos segundos que calienten vuestra silla. No tengáis la cara dura de intentar dejar un legado. Vuestro único legado será la vergüenza. Y tampoco os atreváis a interponeros nunca más entre la gente de bien y sus lícitos objetivos. Porque en este país aún quedan ciudadanos, empresas e incluso algún político honrado que construyen, que siguen luchando y que ahora ya solo tienen una misión: que no les jodáis la vida, que les dejéis hacer.
Pero sobre todo y ante todo, por lo que más queráis, seguid ignorando estas órdenes, exigencias demagógicas de un publicista que de vez en cuando hace el capullo en televisión.
Seguid creyendo que no pasará nada. Porque así quedará menos para que pase.

 

1.3.13

Inauguración del Museo del Cáñamo

Ayer estuve en Museo del Cáñamo (Barcelona), una pasada el edificio y la atención a los clientes, gracias,salud y vida.

Youtube

28.2.13

«La ginesta floreix,
arreu als camps hi ha vermell de roselles.
Amb nova falç comencem a segar
el blat madur i, amb ell, les males herbes.»


Salvado Espriu